Marketing en series de televisión

Las generaciones del marketing  en series de televisión

A veces es difícil para las empresas dirigirse a un público tan diverso y complejo. Necesitan definirlo bien antes de codificar el mensaje dirigido a ellos con la intención de vender su producto. De lo contrario, no tendría efecto. Hoy en día, las redes sociales juegan un papel muy importante en este sentido. Cada una se dirige a un tipo de cliente con una estrategia de comunicación ajustada a su perfil. Pero, ¿cuál es ese perfil? En este artículo vamos a reflejar las generaciones del marketing en series de televisión para comprender mejor todo el universo de lo social media. El antiguo marketing con Don Draper de Mad Men, el big data con Sheldon Cooper de The Big Bang Theory y los millenials con Mr. Robot y New Girl.

La figura de Don Draper, de Mad men, representa el antiguo marketing, aquel que se aprende en la Universidad y que es conocido como arte. Hablamos de la vieja escuela, la que se basa en la intuición, el sexto sentido y los sentimientos. Tiene un manual de estilo que indica que hay que controlar las necesidades del cliente para que este sea un poco más feliz con cada anuncio. Sin embargo, este modelo se queda atrás en un sociedad tecnológica que funciona de una manera muy diferente. Vamos a intentar comprenderla a través de las series más famosas.

 

Marketing en series - Madmen

Blogs-Grupo Joly Don Droper, de ‘Mad Men’

Un mundo de comunicación automatizada y rápida, de hablar en hashtags y de conversaciones exclusivamente necesarias, sin adornos, solo podría compararse con el personaje Sheldon Cooper de The Big Bang Theory. Este físico teórico analiza la vida de la misma manera que estudia los agujeros negros. Algo parecido ocurre en el panorama del marketing actual, ya que la publicidad ha pasado de ser un diálogo a algo más técnico basado en palabras clave y exactas. Por ejemplo, el marketing analytics usa tecnología big data para tomar decisiones, en vez de seguir las pasiones humanas, como sucedía antes.

A Sheldon Cooper se le compara con C3PO por su comportamiento. Según el lingüista Patrick Charaudeau, nos expresamos según nuestra manera de pensar y, de hecho, nos estamos volviendo un poco robot.

El reto de este tipo de marketing es dirigirse a un público nuevo: los millenials. Son jóvenes que valoran el contenido auténtico, cercano y en directo. De ahí, que la tecnología móvil sea la estrella y que haya que desarrollar publicidad alrededor de ella para que les llegue. Son solitarios, pero a la vez les gusta pertenecer a grupos con los que tienen gustos en común. Por lo tanto, conseguiremos vender un producto si se sienten parte de él y de su creación. Nuestro contenido debe colaborar con ellos o invitar a la participación a través de las redes sociales, muy importantes para los nativos digitales. Por último, el nuevo marketing debería aprovechar el potencial de los influencers, es decir bloggers, youtubers e instagramers. La mayoría de ellos dicen lo que les gusta y lo que no sin ataduras, y esa impresión de realidad es algo que los jóvenes millenials valoran mucho. Las marcas pueden acudir a los influencers, pero con la condición de que la última decisión en este proceso la toman ellos y no la empresa en sí, como solía ocurrir con el antiguo marketing.

En esta línea podemos hablar de la serie Mr Robot. Trata sobre un hacker antisistema que tiene problemas para encajar en la sociedad pero que pertenece a un grupo de informáticos con el que tiene diversos planes. El desencanto con la política es la característica que les une en este caso y cambiar el mundo juntos, su propósito. Aquí se ve muy bien la participación ciudadana a través de las redes sociales para conseguir la revolución.

Para referirnos a la impresión de realidad que requiere una campaña de marketing dirigida a los millenials, podemos mencionar la serie New Girl. A sus personajes no les importa ser imperfectos si así son ellos mismos y se divierten. Su protagonista, Jess, es “de verdad” y en sus defectos está la prueba. Esta generación se ha cansado de ser gris y que quiere disfrutar sin mantener la postura. En cada episodio, la chica hace lo que todos nosotros haríamos cuando nadie nos ve.

Las empresas consiguen este efecto de cercanía mediante redes sociales como Snapchat e Instagram con su apartado de “historias”. Son contenidos instantáneos que no siguen una línea estética muy estricta, pero que muestran el momento actual de manera fiel. De esta forma, se ve el factor humano de cada empresa. Da la sensación de que detrás de las pantallas hay una persona y, de hecho, es lo que sucede, solo que no se apreciaría si no es de esta forma.

Quizás con estas comparaciones tengamos más claro cómo referirnos al público actual a través del marketing en series de televisión. Debemos adaptarnos a los tiempos que corren, que se mueven en términos digitales.

 

About the Author:

One Comment

  1. […] tener algún detalle con nuestra familia o amigos. Por otro lado, hay que tener en cuenta que los millenials actualmente prefieren adquirir experiencias, como vacaciones o gastronomía. Por esto y por los […]

Leave A Comment